Bienvenida

Este es un espacio para encontrarnos y compartir. Claro que sería mucho mejor que nos pudiéramos sentar a charlar y conocernos, pero bueno, esta es también una forma de poder llegar a todos los que tengan ganas de saber algo más sobre lo que escribo y algunas otras cosas… Como por ejemplo: si estoy trabajando en algo nuevo, quién hace los maravillosos dibujos que ilustran los textos, por dónde anduve, si visité alguna escuela o algún liceo o viajé por el interior del país. En fin, esta es otra forma de comunicación. Para alguien a quien siempre le gustó navegar desde chica esta es una buena oportunidad, claro que yo nací en el siglo pasado y esto de navegar por el espacio cibernético me da un poco de vértigo, pero bueno, al final me animé, así que si tenés ganas, te invito a que naveguemos juntos.

HV

Posdata: tengo una duda: ¿para navegar por el cíber espacio se necesita llevar salvavidas? ¡Uy! ¡Ahora que me acuerdo sé nadar!

lunes, 4 de julio de 2011

Imprimir

El diario olvidado de un Cazaventura

El tío Benjamín encuentra en el sótano de su casa el diario de un antepasado, Patricio Cazaventura. El muchacho comenzó a escribirlo a sus veinte años, en 1811. Allí narra cómo se vio obligado a dejar de ser un señorito de ciudad, dedicado a estudiar, para convertirse en un hombre de campo, al tener que hacerse cargo de la estancia de su familia. En su nueva vida conocerá el amor de una chica muy especial, y amigos con los que vivirá experiencias que nunca imaginó le darán otra visión del mundo. Comprenderá también las difíciles decisiones que José Artigas tuvo que tomar en aquellos conflictivos tiempos

1 comentario:

  1. Podrías ponerte en contacto con un admirador de tus cuentos, en Escuela Rural N° 12 de Los Ceibos" en Maldonado? ( 4266 3174). Se llama Lautaro Marenco. Leyó muchos, muchos libros. Tienen pantalla de video conferencias.

    ResponderEliminar